Como ser más feliz con tu pareja

Lo primero ¿Sabes cual es el mejor regalo?

Te voy a decir algo que posiblemente no sabes, y es que  el mejor regalo eres tú, dedicándote a enriquecer esa relación en pareja, y a proponerte dar tiempo y regalar experiencias. No está mal dar valor a cosas materiales, a ese gran regalo que nos hace ilusión, pero al final lo que cuenta y  perdurará contigo son esas experiencias y bellos momentos que alguna vez alguien te obsequió, y lo mismo sucederá con esa persona. Regalarle esa sensación a él o a ella los hará una pareja  mas feliz.

Amor y Romance
Dedicar tiempo de calidad es el ingrediente ideal de la felicidad en pareja

Suena fácil, ¿verdad? Sin embargo al momento de llevarlo a cabo es donde no se nos ocurren cosas para regalar que puedan crear estas sensaciones.

Podríamos ser un poco menos consumistas… también un poco más creativos, pero, ¿será esto suficiente?. Te diré algo que siempre ha estado a tu alcance…

El tiempo es la excusa universal

Tanto psicólogos, sexólogos y especialistas en la vida en pareja, han llegado a la misma conclusión: Cuando crees que no tienes tiempo para regalarle a tu pareja, significa que inconscientemente piensas que no tienes tiempo para regalarte a ti algo importante.

Es cuestión de hacer 3 listas o checklist.

  1. Una de las listas  acerca de que necesita tu pareja.
  2. Qué necesitas tú de forma individual.
  3. Qué necesitan ambos como pareja para enriquecer su relación.

Cubrir estas necesidades son un gran detalle. Pueden variar entre atención, descanso, mimos hasta “una tarde sin los niños”. Lo que muchas veces necesitamos de nuestra pareja es que nos hagan la vida fácil, pues es lo que realmente nos alivia y nos hace sentir queridos en el día a día.

Es una cuestión de intención. Toca el autoestima de esa persona especial y ese será el mejor regalo que puedas darle. ¡Recuerda! él o ella puede olvidarse de aquél portallaves que trajistes de Tijuana y le regalastes el día de su cumpleaños, pero las pérsonas jamás olvidan la forma en que alguna vez la hicistes sentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *